Nuevo

Ciudadano Edmond Genêt

Ciudadano Edmond Genêt


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los británicos estaban complacidos con la neutralidad de Estados Unidos, pero los franceses sostuvieron que los estadounidenses eran ingratos al negarse a corresponder por la ayuda brindada durante la Revolución Americana. Hamilton convenció al presidente Washington de que cualquier obligación era para con el monarca francés Luis XVI, que había sido decapitado en el frenesí revolucionario. El ministro francés en Estados Unidos, Edmond Genêt, trató de ganarse el apoyo de los republicanos jeffersonianos, llegando incluso a equipar a los corsarios. en los puertos estadounidenses y reclutar soldados para hacer la guerra contra las posesiones españolas en América del Norte. Este evento provocó una tremenda fricción en el gabinete, pero Washington finalmente pidió a los franceses la destitución de Genêt. Al ministro despedido, temiendo por su vida, se le concedió asilo en los Estados Unidos, donde vivió su vida.


Consulte Derechos neutrales.


El asunto Citizen Genêt de 1793

El nuevo gobierno federal de los Estados Unidos se las había arreglado en gran medida para evitar incidentes diplomáticos graves hasta 1793. Y luego llegó Citizen Genêt.

Ahora más conocido como "Citizen Genêt", Edmond Charles Genêt se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores de Francia en los Estados Unidos de 1793 a 1794.

En lugar de mantener relaciones amistosas entre las dos naciones, las actividades de Genêt enredaron a Francia y Estados Unidos en una crisis diplomática que puso en peligro los intentos del gobierno de Estados Unidos de permanecer neutral en el conflicto entre Gran Bretaña y la Francia revolucionaria. Si bien Francia finalmente resolvió la disputa destituyendo a Genêt de su cargo, los eventos del caso Citizen Genêt obligaron a Estados Unidos a crear su primer conjunto de procedimientos que rigen la neutralidad internacional.


Otras lecturas

No existe un estudio completo satisfactorio de Genet. Sus actividades diplomáticas en Estados Unidos se analizan en Alexander DeConde, Alianza entrelazadora: política y diplomacia bajo George Washington (1958). Para sus actividades políticas en Estados Unidos, véase Eugene P. Link, Sociedades demócratas-republicanas, 1790-1800 (1942). Hay un resumen útil de la misión de Genet en John C. Miller, La era federalista, 1789-1801(1960). Véase también George Gates Raddin, Caritat y el episodio de Genet (1953). □


Edmond Charles Genet

Visite el lugar donde Washington residía como presidente en Filadelfia, cuando tuvo lugar el asunto Genet. Hoy, el sitio es operado por el Servicio de Parques Nacionales.

Edmond Charles Genet fue un diplomático francés enviado a los Estados Unidos durante el primer mandato de George Washington como presidente en 1792. Planeaba que los estadounidenses atacaran a los británicos y españoles en América del Norte, países que entonces estaban en guerra con Francia. Las acciones de Genet & rsquos, conocidas hoy como el asunto Genet, crearon una gran controversia en los asuntos exteriores en un momento en que Washington había pronunciado la neutralidad estadounidense.

Hijo de un ministro de la Oficina de Asuntos Exteriores de Francia, Genet conoció la diplomacia a una edad temprana. En su primera experiencia con los estadounidenses, fue al puerto francés de Brest donde estudió el idioma de los marineros estadounidenses e ingleses con el fin de crear un diccionario para uso de los marineros franceses en la Guerra de Independencia estadounidense. Fue nombrado teniente del ejército francés, pero las hostilidades habían disminuido antes de que pudiera ser enviado a la guerra. En cambio, después de la muerte de su padre en 1781, Genet fue designado para el mismo puesto que ocupaba su padre como jefe del departamento de traducción en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia. En 1783, Genet fue enviado a Londres para recopilar información sobre el comercio de Inglaterra para su uso en el Tratado de París que puso fin a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Después de años de misiones diplomáticas en Europa, Genet regresó a Francia en 1789 y se convirtió en editor de un destacado boletín de noticias parisino, Le Patriote Francais. Con el asalto a la Bastilla en julio de 1789, la Revolución Francesa vendría a definir la carrera de Genet & rsquos. En 1791, fue elegido miembro de la recién formada Asamblea Nacional como miembro del Girondins, el partido conservador en el poder en ese momento. Sin embargo, en dos años, la revolución en Francia se volvió más radical y creció el apoyo para ejecutar al rey Luis XVI. Genet encabezó la acusación contra la ejecución del rey, apoyando en cambio su exilio a los Estados Unidos. Sin embargo, Genet fue llamado para su propia misión especial a los Estados Unidos antes de que pudiera intervenir en nombre de Louis, quien finalmente fue ejecutado en enero de 1793 cuando los jacobinos más radicales tomaron el poder en Francia.

El 8 de abril de 1793 Genet llegó a Charleston, Carolina del Sur, para promover los intereses franceses en el gobierno de los Estados Unidos, ya que Francia se había visto envuelta en una guerra con Gran Bretaña y España. Su misión era restablecer la alianza entre Francia y Estados Unidos y "liberar" la América española y el Canadá británico, ya sea como estados independientes o en América. Su llegada fue recibida con grandes recepciones en Charleston. Su destino final era la capital en Filadelfia, pero primero planeaba viajar por los estados del sur para conocer la opinión pública hacia Francia antes de su reunión con el presidente Washington. Antes de partir hacia Filadelfia, organizó cuatro corsarios para asaltar la navegación británica frente a la costa estadounidense. Genet quería una asociación, o al menos la aprobación de sus acciones, que había sido ordenada por el gobierno francés. Esperaba poder recibir fondos como pago de las deudas francesas contraídas durante la Revolución Americana. Lo que Genet no supo de inmediato es que Washington había proclamado la neutralidad estadounidense con respecto a la guerra entre Gran Bretaña, Francia y España poco después de su llegada.

Genet llegó a Filadelfia el 18 de mayo y se reunió por primera vez con el secretario de Estado Thomas Jefferson, de quien sabía simpatizaba con la causa francesa. Aunque Jefferson era pro-francés y no estaba de acuerdo con la política de neutralidad de Washington, estaba molesto con la violación de las leyes estadounidenses por parte de Genet & rsquos. Genet fue desanimado por Jefferson, pero persistió de todos modos, aparentemente con un grave malentendido del sistema político estadounidense, ya que creía que el Congreso poseía todos los poderes diplomáticos. Después de deliberar con Jefferson y Alexander Hamilton, Washington reafirmó la neutralidad estadounidense hacia Genet, y exigió que no contratara más corsarios, cancelara sus planes de invadir territorio británico y español y devolviera las mercancías corsariadas por sus barcos. Washington afirmó que estas acciones violaban la neutralidad estadounidense, pero Genet insistió en que el corso y la venta de las mercancías en los puertos estadounidenses estaba dentro de sus derechos según el Tratado de Amistad y Comercio de 1778. Los asesores de Washington, John Jay y Rufus King, denunciaron públicamente a Genet por sus acciones en agosto de 1793. Luego, Genet escribió personalmente a Washington para explicar sus intenciones y limpiar su nombre: "Ciertas personas, impulsadas por puntos de vista que se desarrollarán con el tiempo, desesperados por atacar mis principios, he descendido al abuso personal y mdash con la esperanza de quitarme esa estima que el público siente y confiesa por el representante de la república francesa ". 1 En la mente de Genet & rsquos, los miembros anti-franceses del gabinete de Washington estaban tratando de sabotearlo.

Después de consultar con su gabinete, Washington pidió a los franceses que retiraran a Genet. Se temía que Genet incitara a un golpe de Estado pro-francés contra el gobierno apelando directamente al pueblo. Los franceses consintieron porque temían perder el favor de los estadounidenses cuando necesitaban acceso a los puertos y mercancías estadounidenses. Washington escribió sobre Genet en un discurso en 1793 al Senado: "Es con extrema preocupación, tengo que informarle, que los procedimientos de la persona a quien desafortunadamente han nombrado su ministro ... aquí no han respirado nada del espíritu amistoso de la nación que le envió su tendencia ha sido involucrarnos en guerras en el extranjero, discordia y anarquía en casa ". 2 La respuesta de Washington provocó una división en su gabinete entre líneas probritánicas y pro francesas. Genet fue llamado a revisión en enero de 1794, pero Washington le concedió asilo político cuando el reemplazo de Genet & rsquos Jacobin pidió su arresto y deportación a Francia.

Genet se casó con la hija del gobernador de Nueva York George Clinton, Cornelia, el 6 de noviembre de 1794 y se retiró a su granja en el río Hudson. Después de su muerte en 1810, se casó con Martha Osgood, la hija del director general de correos de Washington. Vivió el resto de su vida fuera del ojo público como agricultor en Nueva York. La pareja permaneció casada hasta su muerte en 1834.

Elliot Warren
Universidad George Washington

1. & ldquoTo George Washington from Edmond Charles Genet, 13 de agosto de 1793, & rdquo Fundadores en línea, Archivos Nacionales, última modificación el 29 de junio de 2017, http://founders.archives.gov/documents/Washington/05-13-02-0288. [Fuente original: Los papeles de George Washington, Serie presidencial, vol. 13, 1 de junio y 31 de agosto de 1793, ed. Christine Sternberg Patrick. Charlottesville: University of Virginia Press, 2007, págs. 436 y ndash438.]

2. U.S. Cong. Casa. Mensaje del presidente de los Estados Unidos al Congreso relativo a Francia y Gran Bretaña: entregado el 5 de diciembre de 1793: con los documentos allí mencionados: publicado por orden de la Cámara de Representantes. Por George Washington. 3er Cong. Doc. (Filadelfia: Childs & amp Swaine, 1793). iii-iv.

Bibliografía:

Ammón, Harry. La misión de Genet. Nueva York: Norton, 1973.

Genet, George Clinton. Washington, Jefferson y Citizen Genet. Nueva York, 1899.

Agudo, James Roger. Política estadounidense en la República temprana: Nueva nación en crisis. Prensa de la Universidad de Yale, 1995.

Sheridan, Eugene R. "El recuerdo de Edmond Charles Genet: un estudio sobre política y diplomacia transatlántica". Historia diplomática18, no. 4 (otoño de 1994): 463-89.


¿Cómo descarriló el asunto Citizen Genet las relaciones entre Estados Unidos y Francia?

Edmond Charles Genêt se desempeñó como ministro francés en los Estados Unidos de 1793 a 1794. Sus actividades en esa capacidad involucraron a los Estados Unidos y Francia en una crisis diplomática, ya que el gobierno de los Estados Unidos intentó permanecer neutral en el conflicto entre Gran Bretaña y la Francia revolucionaria. . El retiro de Genêt finalmente resolvió la controversia desde su posición. Como resultado del asunto Citizen Genêt, Estados Unidos estableció un conjunto de procedimientos que gobiernan la neutralidad.

El impacto de la Revolución Francesa en la política exterior de Estados Unidos

Los eventos que rodearon la Revolución Francesa dominaron la política exterior estadounidense en la década de 1790. Tras el derrocamiento de la monarquía en 1792, el gobierno revolucionario francés se enfrentó a las monarquías de España y Gran Bretaña. Los políticos franceses necesitaban que Estados Unidos ayudara a defender las colonias de Francia en el Caribe, ya sea como proveedor neutral o como aliado militar, por lo que enviaron a Edmond Charles Genêt, un diplomático experimentado, como ministro a Estados Unidos.

Los franceses asignaron a Genêt varios deberes adicionales: obtener pagos por adelantado de las deudas que Estados Unidos tenía con Francia, negociar un tratado comercial entre Estados Unidos y Francia, e implementar partes del tratado franco-estadounidense de 1778 que permitía ataques contra comerciantes británicos. envío utilizando barcos con base en puertos estadounidenses. El intento de Genêt de llevar a cabo sus instrucciones lo pondría en conflicto directo con el gobierno de los Estados Unidos.

La Revolución Francesa ya había reforzado las diferencias políticas dentro del gabinete del presidente George Washington. Los demócratas-republicanos, encabezados por el secretario de Estado Thomas Jefferson, simpatizaron con los revolucionarios franceses. Los federalistas, encabezados por el secretario del Tesoro, Alexander Hamilton, creían que los lazos con Gran Bretaña eran más importantes. El presidente Washington intentó tomar un rumbo neutral entre estos dos puntos de vista opuestos. Creía que unirse a Gran Bretaña o Francia en la guerra podría someter a los comparativamente débiles Estados Unidos a la invasión de ejércitos extranjeros y tener consecuencias económicas desastrosas. El presidente Washington proclamó la neutralidad el 22 de abril de 1793.

Genêt busca equipar a los corsarios franceses en los puertos de EE. UU.

Genêt llegó a Charleston, Carolina del Sur el 8 de abril de 1793, llamándose a sí mismo "Citizen Genêt" para enfatizar su postura pro-revolucionaria. Genêt inmediatamente comenzó a emitir comisiones de corsario a su llegada a Charleston, con el consentimiento del gobernador de Carolina del Sur, William Moultrie. Estas comisiones autorizaron a los porteadores, independientemente de su país de origen, a apoderarse de los buques mercantes británicos y su carga para beneficio personal, con la aprobación y protección del Gobierno francés.

Cuando Genêt llegó a Filadelfia, la capital de Estados Unidos, en mayo para presentar sus credenciales, el secretario de Estado Thomas Jefferson le informó que el gabinete de Estados Unidos consideraba que el equipamiento de corsarios franceses en puertos estadounidenses era una violación de la política de neutralidad de Estados Unidos. La misión de Genêt tropezó con más dificultades cuando el gobierno de los Estados Unidos no expresó interés en un nuevo tratado comercial, ya que disfrutaba de privilegios comerciales favorables en los puertos franceses. El gabinete de Estados Unidos también se negó a realizar pagos por adelantado de las deudas de Estados Unidos con el gobierno francés.

La administración de Washington exige la destitución de Genêt

Genêt ignoró las advertencias estadounidenses y permitió el equipamiento de otro corsario francés, el Pequeño Demócrata. Desafiando numerosas advertencias de los funcionarios estadounidenses para detener el barco en el puerto, Genêt continuó preparando el barco para zarpar. Genêt también amenazó con llevar su caso al pueblo estadounidense, sin pasar por la oposición oficial del gobierno. Genêt no se dio cuenta de que Washington y su política de neutralidad eran políticamente populares, y que sus enemigos pro británicos describirían tal intento como una intromisión extranjera en los asuntos internos estadounidenses.

El gabinete de Washington se reunió para considerar una respuesta a las acciones desafiantes de Genêt. Todos los miembros acordaron solicitar la destitución de Genêt, pero estaban divididos en cuanto a cómo hacerlo. Antes de que el gabinete tomara una decisión, Genêt permitió que el Pequeño Demócrata zarpara y comenzara a atacar la navegación británica. Esta violación directa de la neutralidad obligó al gobierno de los Estados Unidos a tomar medidas más rápidas y solicitar que el gobierno francés retire a Genêt. Sin embargo, el secretario de Estado Jefferson no llegó a expulsar a Genet de Estados Unidos, como deseaba Hamilton.

Para cuando llegó a Francia la solicitud de Jefferson de destitución, el poder había pasado de los girondinos más moderados, que originalmente habían enviado a Genêt en su misión, a los jacobinos radicales. La política francesa comenzó a enfatizar relaciones más amistosas con países neutrales que podrían proporcionar suministros de alimentos que se necesitaban de manera crucial. Los funcionarios franceses ya estaban insatisfechos con el fracaso de Genêt en el cumplimiento de su misión diplomática, y los jacobinos sospechaban que seguía siendo leal a los girondinos.


Contenido

Genet nació en Ossining, Nueva York, el 9 de noviembre de 1896, de Albert Rivers Genet y Martha Rodman Fox. Era el menor de tres hijos y sus dos hermanos sirvieron en el ejército durante la Primera Guerra Mundial. [1] [2]: xi Su padre era abogado y su madre estaba involucrada en varias organizaciones, incluidas las Hijas de la Revolución Americana. [1] Genet fue el segundo bisnieto de Edmond-Charles Genêt, el controvertido embajador francés en los Estados Unidos en 1793. Fue educado en la Mt. Pleasant Military Academy. [2]: xi Cuando su padre murió en 1912, aceptó varios trabajos para ayudar a su madre con las facturas, incluido uno en una lechería propiedad de V. Everit Macy, un funcionario del gobierno del condado. [1]

Genet fue entrevistado para ser aceptado como cadete en la Academia Naval de los Estados Unidos, pero reprobó matemáticas y fue rechazado. Se animó a Genet a unirse a la Marina de los EE. UU. Ya que se pensaba que sería ascendido rápidamente. [2]: xiii [3] Genet se unió a la milicia naval de los EE. UU. Como marinero ordinario en 1914 con solo 17 años. Genet fue destinado al USS Georgia, que fue enviado a la ciudad portuaria de Veracruz como consecuencia del Asunto Tampico. [4] [2]: 10–14 Después de tres meses, Georgia Salió de Veracruz y navegó a Puerto Príncipe, Haití, donde Genet se enteró de que había estallado la guerra en Europa. [2]: 20-21 A finales de diciembre, a Genet se le dio un permiso de diez días, pero no regresó porque decidió que iría a Francia para luchar contra las potencias centrales. Pudo obtener una visa dando su edad de veintiún años al funcionario de visas francés. [2]: 43 Pudo conseguir un pasaporte mintiendo y diciendo que solo iba a Francia para preguntar sobre la propiedad de su familia. [5]: 99–100 Genet se mantuvo en silencio hasta que pudo obtener los documentos necesarios, pero antes de irse a SS Rochambeau, Genet escribió cartas a varios de sus amigos y familiares diciéndoles que no esperaba sobrevivir a este conflicto. [2]: 33–36 El 14 de enero de 1915, le escribió a su madre:

No espero volver nunca; la muerte me parece más cercana que cualquier posibilidad de atravesar el horrible y espantoso conflicto que está asolando Europa sin encontrarme con la muerte. No temo cuando pienso en ello, madre. Puedo dar mi vida con tanta libertad por el Tricolor como por Old Glory.

- 14 de enero de 1915. [2]: 31

Legión Extranjera Francesa Editar

Genet llegó a Le Havre, Francia, el 29 de enero. Se unió a la Legión Extranjera Francesa y fue enviado a entrenarse en Lyon, donde se hizo amigo de Norman Prince. Después de meses de cabildeo, Prince pudo convencer a los militares franceses de que crearan Lafayette Escadrille, un escuadrón de aviadores que en su mayoría estaba formado por estadounidenses, con algunos oficiales franceses. [2]: 44 Genet se incorporó un año después de su formación. Para su felicidad, ya que tenía problemas para hablar francés, encontró a varios compatriotas estadounidenses dentro de la legión. Rápidamente se hizo amigo del Dr. David E. Wheeler, quien había llegado a principios de invierno para convertirse en voluntario de la Cruz Roja. Decidió unirse a la Legión casi al mismo tiempo que Genet. Los dos sirvieron juntos hasta que Wheeler fue herido en septiembre de 1915. [6]

Después de seis semanas de entrenamiento, Genet fue enviado al frente en el este de Francia. [2]: 55 Genet pasó los siguientes meses en las trincheras viendo algo de acción, pero nada comparado con lo que experimentaría a finales de septiembre. La Segunda Batalla de Champagne comenzó el 25 de septiembre y fue la batalla más sangrienta de la guerra para la Legión. El 28 de septiembre, el batallón de Genet atacó y perdió a sus oficiales superiores momentos después del ataque. [5]: 116 Genet se encontró al frente del ataque con solo otro legionario. Al darse cuenta de que el avance se había detenido, decidieron retirarse a su trinchera. El otro legionario resultó herido o posiblemente muerto en el camino de regreso. Genet fue uno de los 31 hombres de 500 que sobrevivieron ilesos a la batalla. [5]: 120 [2]: 138 La batalla vio bajas francesas cerca de 190.000 en solo tres semanas de lucha. [7]: 201

Más tarde, Genet estaba de nuevo luchando en el Bois Sabot, el resto de la compañía se refugió durante un bombardeo de artillería. Una unidad de tirailleurs senegaleses asumió el cargo y Genet se fue con ellos. Genet estuvo separado de su unidad durante tres días, se temía que hubiera muerto en los enfrentamientos y su muerte fue reportada en varios periódicos. [2]: 100 [8] [9] Otros periódicos solo informaron de su desaparición. [10] Genet estaba orgulloso de ser estadounidense, buscó la compañía de sus compatriotas y durante un tiempo voló el Stars and Stripes en la parte superior de su tienda. [2]: 67 En muchas de sus cartas a casa, escribió sobre su amor por su país. Escribió sobre su entusiasmo por las próximas celebraciones del 4 de julio. [2]: 178

Lafayette Escadrille Modificar

Genet finalmente consiguió su deseo de volar. Después de un año en la Legión y más de ocho meses de postularse, fue aceptado en la escuela de aviación para convertirse en piloto. [2]: 178 Comenzó la escuela el 5 de junio de 1916 y completó su formación el 17 de enero de 1917. Durante este tiempo ascendió a cabo. [11]: 241 Se unió a Lafayette Escadrille el 22 de enero de 1917. En unos pocos días, Genet recibió su propio caza Nieuport 21 para usar en su primera misión el 29 de enero. [2]: 275 Fue ascendido a sargento el 10 de marzo, después de completar más de 20 salidas. [2]: 300 Genet estaba con el último aviador estadounidense en morir antes de que Estados Unidos entrara en la guerra. [11]: 343–344 El 19 de marzo, Genet y James Rogers McConnell volaban sobre las líneas enemigas cerca de Verdún cuando se encontraron con dos aviones alemanes. Cada uno atacó un avión y ambos pilotos se separaron. Genet resultó herido por una bala que alcanzó su mejilla y su avión resultó gravemente dañado. [2]: 307 El cuerpo de McConnell y su avión fueron encontrados unos días después por soldados franceses que avanzaban. [11]: 343–344 Genet recibió la Croix de Guerre por esta acción. [11]: 241 Genet era un dibujante y pintor talentoso, cubriendo el comedor Escadrille con sus escenas de combate aéreo. Una pared estaba llena de la cabeza de indio que se convirtió en símbolo de la Escadrille. [12] [2]: xiv

Genet murió el 17 de abril de 1917 en Francia, tenía 20 años y había realizado 37 salidas. [4] [13] El 16 de abril, había volado en una misión por la mañana y regresó sintiéndose enfermo. Se le había animado a no volver a volar ese día como estaba previsto, pero insistió y despegó a las 12:45 pm. [11]: 244–245 Genet y su compañero volarían hacia St Quentin a una altitud de 2.500 m (8.200 pies). [13]: 412 Gervais Raoul Lufbery, uno de los primeros miembros del escuadrón y piloto as, voló como piloto de flanco de Genet. Debido a las nubes bajas, descendieron, lo que los convirtió en un objetivo para el fuego antiaéreo. Lufbery vio a Genet girar pero lo perdió en las nubes. Después de que Lufbery regresó a la base, el escuadrón recibió una llamada de que Genet se había estrellado en una carretera a 5 km (3,1 millas) de las líneas francesas. Se creía que Genet resultó herido por el fuego antiaéreo y perdió el conocimiento. [5]: 254 [11]: 244–245 Debido al choque, que ocurrió con la potencia máxima del motor, su cuerpo resultó tan dañado que no estaba claro si había resultado herido. Dado que se había estado quejando de sentirse enfermo, podría haber perdido el conocimiento debido a eso en lugar de estar herido. [2]: 321

Genet fue enterrado con todos los honores militares en el cementerio militar de Ham, Somme, en medio de una tormenta de nieve. [5]: 254 Su último deseo era ser enterrado envuelto en la bandera francesa y que su ataúd se cubriera con las banderas francesa y estadounidense para "mostrar que morí por los dos países". [2]: 327, 329–330 Después de la guerra, Genet, junto con muchos otros miembros de Lafayette Escadrille, fueron enterrados de nuevo en el cementerio conmemorativo de La Fayette Escadrille, en Marnes-la-Coquette, en las afueras de París. [14]: 226 Como resultado de su mentira sobre su edad al oficial de pasaportes, su oficial al mando Georges Thenault creía que era cuatro años mayor de lo que realmente era. En la carta a la madre de Genet, expresó su sorpresa de que Genet tuviera en realidad 24 años porque parecía tan joven. [2]: 327 En realidad, Genet murió a los 20 años.

La entrada estadounidense en la Primera Guerra Mundial tuvo lugar el 6 de abril. Si bien Genet no era miembro del ejército de los EE. UU. En ese momento, se lo considera el primer estadounidense en ser asesinado después de la declaración de guerra entre los EE. UU. Y Alemania. [11]: 245 [4] [5]: 254 [3] [15]: 193

Cuando Genet partió hacia Francia en enero de 1915, había dejado la Marina sin permiso. Esta decisión le pesó mucho a medida que pasaba el tiempo, ya que podría ser catalogado como desertor. [2]: vii-viii Estados Unidos aún no estaba formalmente en la guerra y, por lo tanto, su participación en el ejército francés no era una asignación oficial del ejército estadounidense. Si bien la Marina no intentó buscar a Genet, se sintió infeliz por su ausencia, temiendo la pérdida de su ciudadanía. [2]: 60, 88 Estados Unidos seguía siendo neutral, estar involucrado en la guerra podría haberse considerado un acto de traición, ya que era una acción directa en violación de la neutralidad de Estados Unidos. [16] [2]: 148

Durante su estadía en Francia, Genet, junto con otros miembros de la Escadrille, participó en eventos sociales organizados por muchos partidarios estadounidenses de la guerra que vivían en Francia. Fue especialmente célebre, ya que se sabía que era descendiente de Citizen Genet. [2]: 87–88 A medida que crecía la perspectiva de la participación estadounidense en la guerra, se sintió cada vez más preocupado y optimista de que su participación en la Escadrille no se vería afectada por la entrada estadounidense en la guerra y buscó la ayuda de estadounidenses prominentes en Francia. para ayudarlo a resolver su estado. Genet murió poco después de la entrada formal de Estados Unidos en la guerra. Aunque otros estadounidenses habían muerto como parte de la Escadrille, él fue el primero en hacerlo después de la declaración de EE. UU., Que lo convirtió en la primera víctima estadounidense oficial de la guerra, a pesar de que EE. UU. Aún no había tenido tiempo para organizar o envíe tropas reales a Europa. [11]: 245 [5]: 254 El presidente Woodrow Wilson envió una carta de condolencias a la madre de Genet, al igual que el embajador francés y el presidente del comité de Relaciones Exteriores del Senado. [2]: 325–328 El departamento de guerra envió póstumamente a su familia una carta indicando que su servicio debía ser considerado honorable en todos los aspectos. Josephus Daniels, Secretario de Marina, escribió:

Se puede considerar que Edmond Charles Clinton Genet ha terminado honorablemente un alistamiento con un aliado, ya que murió en el campo de batalla. Yo mismo me siento honrado de tener el privilegio de decidir que el historial de Edmond Genet, marinero ordinario de la Armada de los Estados Unidos, se considerará en todos los aspectos como honorable. [1]

En 1918, las cartas de Genet desde Francia se recopilaron en un libro, editado por Grace Ellery Channing. War Letters of Edmond Genet: El primer aviador estadounidense asesinado volando las barras y estrellas fue publicado en junio de 1918. [2] El autor John Jay Chapman escribió la introducción. Su hijo, Victor Chapman, sirvió con Genet antes de su muerte en 1916. [3] Las cartas fueron escritas entre 1914 y abril de 1917 y su última carta fue escrita el día antes de su muerte. La mayoría de ellos estaban dirigidos a su madre, otros a sus hermanos oa su amigo de la Legión, David Wheeler. La última sección del libro fue una serie de cartas escritas después de la muerte de Genet, incluidas varias de sus oficiales al mando que estaban dirigidas a su madre. En el libro también se pueden encontrar algunas cartas de condolencias como la del presidente Woodrow Wilson. Las críticas del libro fueron bastante positivas. [3] [17]


Genet ciudadana y política exterior

Después de la ejecución del rey Luis XVI en enero de 1793, Gran Bretaña, España y Holanda se vieron envueltos en una guerra con Francia. Según el Tratado de Alianza Franco-Americano de 1778, Estados Unidos y Francia eran aliados perpetuos, y América estaba obligada a ayudar a Francia a defender las Indias Occidentales. Sin embargo, Estados Unidos, un país militar y económicamente muy débil, no estaba en condiciones de involucrarse en otra guerra con las principales potencias europeas. El 22 de abril de 1793, Washington derogó efectivamente los términos del tratado de 1778 que hizo posible la independencia de Estados Unidos al proclamar que Estados Unidos era "amistoso e imparcial con las potencias beligerantes". Cuando llegó Genet, muchos ciudadanos lo vitorearon, pero el gobierno lo trató con fría formalidad. Enfurecido, violó la promesa de no equipar un barco británico capturado como corsario. Luego, Genet amenazó con llevar su causa directamente al pueblo estadounidense, por encima de la cabeza del gobierno. Poco después, Estados Unidos solicitó su destitución por parte del gobierno francés.

El incidente de Genet tensó las relaciones estadounidenses con Francia en un momento en que las relaciones con Gran Bretaña estaban lejos de ser satisfactorias. Las tropas británicas todavía ocupaban fuertes en Occidente, las propiedades arrebatadas por los soldados británicos durante la Revolución no habían sido restauradas ni pagadas, y la marina británica estaba tomando barcos estadounidenses con destino a puertos franceses. Para resolver estos asuntos, Washington envió a John Jay, primer presidente de la Corte Suprema de Justicia, a Londres como enviado especial, donde negoció un tratado que aseguraba la retirada de los soldados británicos de los fuertes occidentales y la promesa de Londres de pagar daños y perjuicios por la incautación de barcos por parte de Gran Bretaña. cargamentos en 1793 y 1794. Reflejando la debilidad de la posición de Estados Unidos, el tratado impuso severas limitaciones al comercio estadounidense con las Indias Occidentales y no dijo nada sobre la incautación de barcos estadounidenses en el futuro, ni sobre la "impresión": la imposición de marineros al servicio naval británico. Jay también aceptó la opinión británica de que las provisiones navales y el material de guerra eran contrabando que no podían ser transportados a puertos enemigos por barcos neutrales.

El Tratado de Jay desató un tormentoso desacuerdo sobre política exterior entre los antifederalistas, ahora llamados republicanos, y los federalistas. Los federalistas favorecían una política probritánica porque los intereses comerciales que representaban se beneficiaban del comercio con Gran Bretaña. Por el contrario, los republicanos favorecían a Francia, en gran medida por razones ideológicas, y consideraban que el Tratado de Jay era demasiado favorable para Gran Bretaña. Sin embargo, después de un largo debate, el Senado ratificó el tratado.


Ciudadano Edmond Genêt - Historia

Aunque una de las primeras tareas del nuevo gobierno fue fortalecer la economía nacional y hacer que la nación fuera financieramente segura, Estados Unidos no podía ignorar los asuntos exteriores. Los pilares de la política exterior de Washington fueron preservar la paz, darle tiempo al país para recuperarse de sus heridas y permitir que continúe el lento trabajo de integración nacional. Los acontecimientos en Europa amenazaron estos objetivos. Muchos estadounidenses estaban observando la Revolución Francesa con gran interés y simpatía, y en abril de 1793 llegaron noticias que hicieron de este conflicto un problema en la política estadounidense. Francia había declarado la guerra a Gran Bretaña y España, y un nuevo enviado francés, Edmond Charles Genet, conocido como Citizen Genet, estaba llegando a los Estados Unidos.

Después de la ejecución del rey Luis XVI en enero de 1793, Gran Bretaña, España y Holanda se vieron envueltos en una guerra con Francia. Según el Tratado de Alianza Franco-Americano de 1778, Estados Unidos y Francia eran aliados perpetuos, y América estaba obligada a ayudar a Francia a defender las Indias Occidentales. Sin embargo, Estados Unidos, un país militar y económicamente muy débil, no estaba en condiciones de involucrarse en otra guerra con las principales potencias europeas. El 22 de abril de 1793, Washington derogó efectivamente los términos del tratado de 1778 que hizo posible la independencia de Estados Unidos al proclamar que Estados Unidos era `` amigable e imparcial con las potencias beligerantes ''. Cuando llegó Genet, muchos ciudadanos lo aplaudieron, pero lo trataron con malos ojos. formalidad fría por parte del gobierno. Enfurecido, violó la promesa de no equipar un barco británico capturado como corsario. Genet then threatened to take his cause directly to the American people, over the head of the government. Shortly afterward, the United States requested his recall by the French government.

The Genet incident strained American relations with France at a time when relations with Great Britain were far from satisfactory. British troops still occupied forts in the West, property carried off by British soldiers during the Revolution had not been restored or paid for, and the British navy was seizing American ships bound for French ports. To settle these matters, Washington sent John Jay, first chief justice of the Supreme Court, to London as a special envoy, where he negotiated a treaty securing withdrawal of British soldiers from western forts and London's promise to pay damages for Britain's seizure of ships and cargoes in 1793 and 1794. Reflecting the weakness of the U.S. position, the treaty placed severe limitations on American trade with the West Indies and said nothing about either the seizure of American ships in the future, or "impressment" -- the forcing of American sailors into British naval service. Jay also accepted the British view that naval stores and war materiel were contraband which could not be conveyed to enemy ports by neutral ships.

Jay's Treaty touched off a stormy disagreement over foreign policy between the Antifederalists, now called Republicans, and the Federalists. The Federalists favored a pro-British policy because the commercial interests they represented profited from trade with Britain. By contrast, the Republicans favored France, in large measure for ideological reasons, and regarded the Jay Treaty as too favorable to Britain. After long debate, however, the Senate ratified the treaty.


Carrera profesional

Citizen Genêt Affair

los Citizen Genêt affair began in 1793 when he was dispatched to the United States to promote American support for France's wars with Spain and Britain.

Genêt arrived in Charleston, South Carolina on the French frigate Embuscade on April 8. Instead of traveling to the then-capital of Philadelphia to present himself to U.S. President George Washington for accreditation, Genêt stayed in South Carolina. There he was greeted with enthusiasm by the people of Charleston, who threw a string of parties in his honor.

Genêt's goals in South Carolina were to recruit and arm American privateers who would join French expeditions against the British. He commissioned four privateering ships in total, including the Republicaine, los Anti-George, los Sans-Culotte, y el Citizen Genêt. Working with French consul Michel Ange Bernard Mangourit, Genêt organized American volunteers to fight Britain's Spanish allies in Florida. After raising a militia, Genêt set sail toward Philadelphia, stopping along the way to marshal support for the French cause and arriving on May 18. He encouraged Democratic-Republican societies, but President Washington denounced them and they quickly withered away.

His actions endangered American neutrality in the war between France and Britain, which Washington had pointedly declared in his Neutrality Proclamation of April 22. When Genêt met with Washington, he asked for what amounted to a suspension of American neutrality. When turned down by Secretary of State Thomas Jefferson and informed that his actions were unacceptable, Genêt protested. [1] Meanwhile, Genet's privateers were capturing British ships, and his militia was preparing to move against the Spanish.

Genêt continued to defy the wishes of the United States government, capturing British ships and rearming them as privateers. Washington sent Genet an 8,000-word letter of complaint on Jefferson's and Hamilton's advice – one of the few situations in which the Federalist Alexander Hamilton and the Republican Jefferson agreed. Genet replied obstinately. President Washington and his Cabinet then demanded that France recall Genet as its Ambassador. [2]

The Jacobins, having taken power in France by January 1794, sent an arrest notice which asked Genet to come back to France. Genet, knowing that he would likely be sent to the guillotine, asked Washington for asylum. It was Hamilton – Genet's fiercest opponent in the cabinet – who convinced Washington to grant him safe haven in the United States.


Citizen Edmond Genêt - History


I am wrestling with how best to tell the tale of Edmond Charles Genet, the young Frenchman who came to America in the spring of 1793 to try to bring the United States into revolutionary France's war with Britain and Austria. My earlier draft went into great detail about Genet I find him fascinating. Within six months he went from the hero of two nations, cheered in both, active in both, to being a pariah in both. You have to work to get both George Washington and Maximillian Robespierre to declare you persona non grata, but Genet managed.

I need to check to see if there is a recent biography of him. There must be. If there is not, perhaps I will write one. . hmm, I see four books written between 1928 and 1946, mostly focusing on his diplomatic mission, a monograph on the Genet mission from 1976, several masters essays, and a 1969 microfilm edition of his papers. Genet's life beteen 1793 and his death in 1834 goes on my list of possible future projects.

Here is the section I am cutting out of the current chapter. The prose is adequate, though a bit rhetorical and a bit purplish.

The French Revolution arrived in the United States in April of 1793 in the form of a young well-spoken man. Edmond Charles Genet, known by his revolutionary salutation as Citizen Genet, was the representative of that French republic that had been created after the king was deposed. The winds were a potent omen of Genet's future, blowing him off course on his initial journey so that he landed in South Carolina rather than his intended destination of Philadelphia. He set foot in Charleston on April 8th, about two weeks after the United States learned of the French regicide. Genet was friendly with the Gironde and shared their romantic expansionism and their belief in an international revolution that would free people everywhere to partake in their innate rights. He hoped to bring the United States into an alliance with its sister republic, and he did his best to bring the United States into the existing war. After landing in Charleston Genet tarried for a few days, issuing letters of marque and reprisal to four privateers which would be manned by American sailors and arranging with the French consul in Charleston to set up a prize court. On April 18 Genet left for Philadelphia so that he could officially be received by the United States Government. Genet chose to travel by land, calculating that the enthusiastic reception he had received on the docks of Charleston might well be repeated along his journey. He calculated correctly, for every village and hamlet along the 28 day journey turned out to cheer the personification of the French Revolution. His trip was a grand progress and not a simple journey. When Genet arrived in Philadelphia on May 16, he was greeted with an even more enormous festival. The American Revolution had engaged in a few moments of dramatic public theater, but only in a few. The French Revolution had used political theater at every instant, from dramatic confrontations to formal set pieces. The king had his long tradition of pageantry and spectacle, and the French Revolutionaries countered with their own pageants, their own stylized gestures. Genet brought this theatricality, this sense of making grand gestures and of playing to the balconies, with him to Philadelphia.

Washington, Jefferson, Hamilton and the other American leaders were very familiar with the politics of personal presentation. Their accustomed venue was not a street full of cheering citizens but a drawing room or other circumscribed site. The American cabinet tried to decide what to do with this flamboyant and charismatic Frenchman. They had a good idea of his intentions, having quickly heard of the privateers and of his attempts to raise a force of American soldiers to spread the principles of the French Revolution to Louisiana, Florida, and Canada. They soon learned from Genet that he also wished the United States to liquidate its debt to France as quickly as possible and to enter into new treaties of commerce and amity. While the cabinet deliberated on Genet and worked out a policy towards the new French republic, Philadelphians competed with one another to fete the French Revolution and its ambassador. Genet used the politics of personality and the politics of theater to pressure the cabinet. The most visible and influential expression of this Revolutionary support was the network of Democratic-Republican clubs.

During the 1790s it appeared that other aspects of the French Revolution had followed Jefferson across the water, especially the political clubs that had done so much to radicalize French politics. The Philadelphia Democratic-Republican club was formed in May of 1793 as part of the American celebration of Citizen Genet and, through him, the French Revolution. The Democratic clubs were modeled in part after the Jacobin clubs, in part after the clubs for socializing and discussion that were already popular among men of the era. Democratic societies sprung up all across the nation to hear the news from France, and to discus the principles of the French and American Revolutions. They were largely debating clubs and celebratory societies, but they were debating and celebrating radical politics and radical republicanism. Similar Jacobin clubs and corresponding societies had appeared in England, Belgium and most of Europe in 1792 and 1793, and the American clubs appeared to be similarly radical. They were formed amid widespread approval of the French Revolution. Despite the hesitations caused by the regicide and the September massacres, many Americans in 1793 still addressed one another as citizen and some even wore the red Phrygian caps that symbolized sans-cullote radicalism. Support for the French Revolution was not limited to future radicals: Reverend Jedediah Morse of Charlestown, Massachusetts, preached several sermons praising the revolution as a continuation of the American revolution. Later, in 1798, Morse would lead the crusade against the French Revolution and against enlightenment ideals. In 1793, however, radicals and conservatives alike saw France catching contagious liberty from the United States, and Americans praised themselves for their good example. It appeared that the American Revolution had shown a light unto all the world, and that others were attending to it. The Puritan vision of creating an exemplary commonwealth that all would follow was realized in a republican form in the early 1790s. It was only realized for a brief moment before events proved to Americans that the French Revolution was different from their revolution.

In America, political leaders were vigilant against any Americanization of French radicalism and any attempt to extend the logic of the American Revolution into current politics. They feared an American commune, and they feared that backwoods farmers would constitute that commune. Backwoods radicalism in the Fall of 1793 coincided with a plague crisis in the capital, fears fed on fears, and a rural tax revolt and a few debating clubs took on the aspect of a serious challenge to the legitimacy of the Federal government. The yellow fever epidemic of September 1793 killed 3,000 to 4,000 people in a city of about 40,000. It was a devastating scourge, and a terrifying scourge. Those who could, fled the city. Those who could not flee, prayed, mourned, and did what the could to ease their neighbors' suffering. Congress adjourned to the suburb of Germantown, but little business was done. In the midst of this calamity Philadelphians heard that Western Pennsylvanians had gone from protesting the excise tax and threatening the tax collectors to forming mobs and in one instance seizing the house of a tax collector. In the midst of the panic induced by pestilence in the capital and war abroad, this back-country insurrection appeared to be the first step in a second, more radical, American revolution. Frontier unrest in Massachusetts had sparked one constitutional reaction, and the Pennsylvania rebellion appeared to be a direct frontier challenge to the authority of the new federal government. More, the frontier rebels were speaking the same language that the men now sitting in Congress had themselves used against British rule, and the rebellion was being reported in a city where people were wearing red caps to show their support for the French Revolution and for the ideals of liberté égalité and fraternité. Washington and the cabinet members felt that the nation was being drawn into the worldwide wars and the worldwide revolution. Hamilton organized and Washington himself led a force of 15,000 militia across the Alleghenies to put down the Whiskey Rebellion. The rebels, who had never been as organized or intransigent as Philadelphians had feared, never contested Washington's advance. He arrested a few of the leaders, and then marched back home again. The leaders were tried for treason and acquitted. Chastised by the experience, they curtailed their political activities. Jeffersonian leaders who had been accused of encouraging the rebels quickly disavowed any connection.

Citizen Genet failed in his mission. Washington and the cabinet chose to interpret neutrality more strictly than Louis XVI's government had done in 1775 and 1776. They forbade French privateers from basing themselves in American Ports. They blocked Genet's plans for a land conquest of the West, and although they did accelerate some of the debt repayment they were otherwise unhelpful in the matter of commercial treaties. Genet had gotten the impression from Jefferson that much of the cabinet would have preferred closer ties with France, and certainly the cheers of the crowds convinced him that the American people favored the French Revolution. He burned his bridges by demanding that the United States agree with his plans, and then threatening to appeal directly to the American people if his demands were not met. Genet threatened a radical revolution in the United States if it did not become a client state of the French Revolution. This was too much even for Jefferson, and the cabinet refused the demand, revoked Genet's credentials, and leaked his threats to the nation. Genet had misjudged the cabinet, and he had misjudged the nation. American much preferred Washington to Genet, their cabinet and elected officials to the Constituent Assembly in France, and their rule of law to the imperial demands of revolutionary necessity. Genet's failure discredited the French Revolution for many and encouraged Americans to think of France as a threat and not as a friendly nation. It predisposed them to look for French attempts to subvert other nations according to the demands of revolution and of necessity. Genet never returned to France. He was recalled by the Jacobins following their coup in the summer of 1793 at about the same time that his credentials had been rejected by the United States government. Genet retired to private life rather than re-crossing the Atlantic, and settled in the Hudson river valley. There he married the daughter of New York governor Henry Clinton. Genet's story had a happy ending, although far from the ending he had anticipated when he left France.

EDIT - corrected references, added a paragraph that had been in a different place in the out-takes file.

Posted by Red Ted at January 23, 2004 08:31 AM | TrackBack

In case you care to know, I have just finished an extensive biography of Citizen Genet in French based on materials in French Foreign Ministry archives and the Library of Congress. i'm still searching in Paris for a publisher who would care a damn about this forgotten phenomenon.

Posted by: claude Moisy at May 13, 2006 03:58 AM

claude Moisy: How can I contact you?
Danny (daniel (at) flam (dot) co (dot) il)


The Citizen Genet Affair

Edmond Charles Genêt served as French minister to the United States from 1793 to 1794. His activities in that capacity embroiled the United States and France in a diplomatic crisis, as the United States Government attempted to remain neutral in the conflict between Great Britain and Revolutionary France. Genêt’s recall ultimately resolved the controversy from his position. As a result of the Citizen Genêt affair, the United States established a set of procedures governing neutrality.

The Impact of the French Revolution on US Foreign Policy Edit

The events surrounding the French Revolution dominated American foreign policy in the 1790s. Following the overthrow of the monarchy in 1792, the revolutionary French Government clashed with the monarchies of Spain and Great Britain. French policymakers needed the United States to help defend France’s colonies in the Caribbean – either as a neutral supplier or as a military ally, and so they dispatched Edmond Charles Genêt, an experienced diplomat, as minister to the United States.


Ver el vídeo: The Genet Mission (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Tonos

    Linda respuesta

  2. Murtagh

    Y eso es todo, pero ¿qué pasa con las opciones?

  3. Shaine

    Veo que no tienes razón. Escriba en PM, lo discutiremos.

  4. Kort

    Tienes toda la razón. Hay algo en esto y es una buena idea. Te apoyo.

  5. Chiron

    Tu oración es brillante

  6. Al-Ahmar

    Quiero decir que no tienes razón. Ingrese lo discutiremos. Escríbeme en PM, hablaremos.



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos