Vida

¿Por qué Alexander quemó Persépolis?

¿Por qué Alexander quemó Persépolis?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En mayo de 330 a.C., poco más de un mes antes de que Alejandro Magno fuera tras el último y gran Rey de los persas aqueménidas (Darío III), quemó los palacios del rey en Persépolis por razones que nunca sabremos con certeza. Especialmente desde que Alexander se arrepintió más tarde, los académicos y otros se han preguntado qué motivó tal vandalismo. Las razones sugeridas generalmente se reducen a intoxicación, política o venganza ("perversidad") Borza.

Alexander necesitaba pagar a sus hombres, por lo que les había permitido saquear la ciudad ceremonial de Persépolis, una vez que los nobles iraníes abrieron sus puertas al rey de Macedonia. El primer siglo a. C. El historiador griego Diodoro Siculus dice que Alexander tomó una cantidad estimada en casi 3500 toneladas de metales preciosos de los edificios del palacio, llevada en innumerables animales de carga, tal vez a Susa (futuro sitio del matrimonio masivo de macedonios, como Hephaestion, con mujeres iraníes, en 324).

"71 1 Alejandro ascendió a la terraza de la ciudadela y tomó posesión del tesoro allí. Esto se había acumulado de los ingresos del estado, comenzando con Ciro, el primer rey de los persas, hasta ese momento, y las bóvedas estaban llenas de plata. y oro. 2 Se descubrió que el total era de ciento veinte mil talentos, cuando el oro se estimó en términos de plata. Alexander quería llevar algo de dinero con él para cubrir los costos de la guerra y depositar el resto en Susa y manténgalo bajo vigilancia en esa ciudad. Por consiguiente, envió una gran cantidad de mulas de Babilonia y Mesopotamia, así como de la propia Susa, animales de carga y arnés, así como tres mil camellos de manada ".
-Diodorus Siculus
"El dinero encontrado aquí no fue menor, dice, que en Susa, además de otros bienes muebles y tesoros, tanto como diez mil pares de mulas y cinco mil camellos podrían llevarse".
-Plutarco, la vida de Alejandro

Persépolis era ahora propiedad de Alejandro.

¿Quién le dijo a Alexander que quemara Persépolis?

El historiador romano de escritura griega Arrian (c. 87 d. C. - después de 145) dice que el fiel general macedonio de Alexander, Parmenion, instó a Alexander a no quemarlo, pero Alexander lo hizo de todos modos. Alexander afirmó que lo estaba haciendo como un acto de venganza por la profanación de la Acrópolis en Atenas durante la Guerra Persa. Los persas habían quemado y arrasado los templos de los dioses en la Acrópolis y otras propiedades griegas atenienses entre el momento en que masacraron a los espartanos y su compañía en las Termópilas y su derrota naval en Salamina, donde casi todos los residentes de Atenas habían huido.

Arrian: 3.18.11-12 "También prendió fuego al palacio persa contra el consejo de Parmenion, quien argumentó que era ignorable destruir lo que ahora era su propiedad y que los pueblos de Asia no le prestarían atención en el de la misma manera si asumían que no tenía intención de gobernar Asia, sino que simplemente conquistaría y seguiría adelante. 12 Pero Alejandro declaró que quería pagar a los persas, quienes, cuando invadieron Grecia, arrasaron Atenas y quemaron los templos, y para precisar retribución por todos los otros errores que habían cometido contra los griegos. Sin embargo, me parece que al hacer esto Alexander no estaba actuando con sensatez, ni creo que pueda haber ningún castigo para los persas de una época pasada ".
-Pamela Mensch, editada por James Romm

Otros escritores, incluidos Plutarco, Quintus Curtius (siglo I d. C.) y Diodorus Siculus dicen que en un banquete de borrachos, la cortesana Thais (que se cree que era amante de Ptolomeo) instó a los griegos a tomar esta venganza, que luego fue realizada por Una procesión de pirómanos.

"72 1 Alexander celebró juegos en honor a sus victorias. Realizó sacrificios costosos a los dioses y entretuvo a sus amigos generosamente. Mientras festejaban y la bebida estaba muy avanzada, cuando comenzaron a emborracharse, una locura se apoderó de las mentes de los invitados ebrios.2 En este punto, una de las mujeres presentes, de nombre tailandés y de origen ático, dijo que para Alexander sería la mejor de todas sus hazañas en Asia si se unía a ellas en una procesión triunfal, prendía fuego a los palacios, y permitió que las manos de las mujeres en un minuto extinguieran los logros famosos de los persas.3 Esto se dijo a los hombres que todavía eran jóvenes y vertiginosos con vino, y así, como era de esperar, alguien gritó para formar el comus y prendieron antorchas e instaron a todos a vengarse por la destrucción de los templos griegos.4 Otros tomaron el grito y dijeron que era un acto digno de Alejandro solo. Cuando el rey se prendió fuego ante sus palabras, todos saltaron de su sofás a Pasó la voz para formar una procesión de la victoria en honor a Dionisio.
5 Pronto se reunieron muchas antorchas. Las mujeres músicas estuvieron presentes en el banquete, por lo que el rey las condujo a todos al son de las voces, flautas y flautas, y la cortesana encabezó toda la actuación. 6 Ella fue la primera, después del rey, en arrojar su antorcha encendida al palacio. "
-Diodorus Siculus XVII.72

Puede ser que el discurso de la cortesana fue planeado, el acto premeditado. Los eruditos han buscado motivos claros. Quizás Alexander estuvo de acuerdo u ordenó que la quema enviara una señal a los iraníes de que deben someterse a él. La destrucción también enviaría el mensaje de que Alejandro no era simplemente un reemplazo para el último rey persa aqueménida (que aún no lo había hecho, pero pronto sería asesinado por su primo Bessus antes de que Alejandro pudiera alcanzarlo), sino un conquistador extranjero.

Fuentes

  • "Fuego del cielo: Alejandro en Persépolis", de Eugene N. Borza; Filología clásica, vol. 67, núm. 4 (octubre de 1972), págs. 233-245.
  • Alejandro Magno y su imperio, de Pierre Briant; Traducido por Amelie Kuhrt Princeton: 2010.
  • "Not Great Man History: Reconceptualizing a Course on Alexander the Great", de Michael A. Flower; El mundo clásico, vol. 100, N ° 4 (Summer, 2007), págs. 417-423.
  • "Los objetivos de Alejandro", de P. A. Brunt; Grecia y Roma, segunda serie, vol. 12, N ° 2, "Alejandro Magno" (octubre de 1965), págs. 205-215.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos